Carrito

No hay productos en el carrito

Mitos y verdades que debes conocer sobre el cuero

Tendencias

Mitos y verdades que debes conocer sobre el cuero

Para tomar decisiones informadas en la elección de los materiales a la hora de comprar muebles de gran calidad, es

necesario desmitificar algunos argumentos sobre las telas y cueros para tapicería. A continuación, zientte sintetiza los grandes debates en este tema.



Mito 1: La industria del cuero no genera ningún tipo de valor

Una de las principales objeciones que presentan los detractores de los cueros para muebles es que esta industria es la directa responsable de la mercantilización de los animales. Bajo esta perspectiva, la selección de otros materiales evita su sacrificio y por tal razón, es mejor optar por otras opciones de tapizado.

Pues bien, este es quizás el más grande mito al respecto. La industria del cuero no existe por sí sola sino que se encarga de transformar y valorizar un residuo creado por el sector cárnico. Esto quiere decir que las empresas que laboran en este sector introducen un valor agregado a este material, mejorando las prácticas de aprovechamiento de los recursos en toda la cadena productiva.

De no ser así, se produciría un porcentaje mayor de desperdicios y se reduciría considerablemente la proporción de subproductos, todo lo anterior, sin evitar el sacrificio del animal que está en el centro de las preocupaciones de quienes esgrimen este argumento.

Mito 2: Los sustitutos del cuero son amigables con el medio ambiente

Es común encontrar material publicitario en el cual se presentan a sustitutos del cuero para forrar muebles tales como el PVC o el poliuretano como opciones que reúnen un mayor número de virtudes y no suponen ningún tipo de ofensa contra la vida animal.

Dicha afirmación es bastante desacertada; productos como los mencionados arriba, creados a partir de compuestos sintéticos de origen químico, no son biodegradables y constituyen por ende, un problema mayúsculo para nuestros ecosistemas y todas las formas de vida presentes en ellos.

La apuesta por este tipo de opciones de tapizado en detrimento de otros de origen natural como el cuero, contrario a lo que se publicita, profundiza nuestros problemas ambientales a nivel sistémico.

Por tal razón, es vital informarse de manera rigurosa y no dejarse llevar por explicaciones simplificadas que desconocen la evidencia científica.

Mito 3: El cuero para muebles no puede ser un material sostenible.

Los detractores del cuero sentencian que este es un material condenado a ser insostenible dado su origen. Pero, se han olvidado de analizar la evolución del concepto de sostenibilidad a la luz de los lineamientos de las Naciones Unidas y cómo este, actualmente, propende por impulsar modelos de economía circular.

Experiencias alrededor de todo el mundo nos muestran que el rigor aplicado en los diferentes eslabones de la cadena productiva es la clave para lograr un desempeño sobresaliente del cuero en términos de rendimiento y durabilidad, condiciones que en últimas, benefician al medio ambiente global.

Al ser un material que permite un uso más prolongado de los productos, el cuero es sostenible, toda vez que, implica menores emisiones de gases contaminantes, menor consumo de agua y otros recursos, como la energía.

En suma, el cuero es el principal enemigo del Fast Fashion que aboga por la creación de objetos desechables que deben reemplazarse rápidamente para asegurar ingresos a sus productores. Con su nobleza y su increíble calidad, el cuero es un símbolo de durabilidad y de rigor aplicado al diseño de mobiliario que se usa para crear bellísimas piezas que duran toda la vida.

En zientte le ofrecemos a los amantes del buen diseño, el medio ambiente y el uso inteligente de sus recursos, diversas opciones de tapizado con las cuales podrán personalizar sofás, sillas y poltronas acordes a las últimas tendencias en el mundo de la decoración.


Visita nuestras tiendas y conoce de primera mano los colores y texturas que darán vida a tu hogar.

¿Tienes preguntas o necesita asesoría?

Contacta un asesor